13 nov. 2015

El Hotel Miró de Bilbao, al ladito del Guggenheim

Esta semana he tenido la suerte de acudir a dos días de formación que impartía mi colega Félix Zulaica en el Hotel Miró de Bilbao para hoteleros (360º Hotel Management).  Me apetecía escuchar de boca de estos profesionales los problemas con los que se encuentran cada día, y de la mano de Félix, el gran desconocido, el revenue management.


Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y dado lo que me gusta fisgar nuevos alojamientos, he aprovechado para pedir que me hicieran un tour por el hotel. La amabilidad de Esther (su revenue manager) y la de Rubén (marketing manager), hicieron que la visita fuera todavía más agradable.

El Hotel Miró de Bilbao,  es un hotel de tan sólo 50 habitaciones, algunas con maravillosas vistas al Guggenheim. En su mayoría amplias, modernas, donde reina la serenidad y la sencillez. Aquí descubrí, las famosas mantas de Ezkaray que ofrecen en sus habitaciones bien presentadas en sus cajas elegantes.

Si algo le pido yo a un hotel es una buena cama y silencio para dormir a pierna suelta, y creo, que el Hotel Miró cumple ambas cosas de sobra.

Además, tiene algunos otros puntos a favor, que lo hacen más cómodo y recomendable si cabe. En su planta baja, los clientes pueden disfrutar de un zumo, un café, algo de picoteo o una colorida gominola. Se trata de un coqueto bar de cortesía en el que puedes tomar un refrigerio a media tarde  o cuando te apetezca.

Pero la zona más interesante del Hotel Miró para este cuerpo mío tan desastroso es la zona Wellness, oh my god! Lo que daría yo por una tarde en esa zona en la que te amenazan con masajes, relax, vapores turcos y jacuzzis complacientes… ainsssss  Tú sólo tienes que reservar uno de los dos espacios y dejarte llevar… 

El desayuno no lo llegué a catar, pero desde luego el coffee break que nos sirvieron contaba con riquísimos croisants de mantequilla y otras fruslerías.

Para una reunión de empresa el Hotel Miró de Bilbao no cuenta con salas demasiado grandes, pero he de reconocer que la presentación de la mesa es impecable, el wifi va como un tiro (lo cual se agradece sobremanera) y la atención del personal espectacular. Están muy pendientes en todo momento para que los invitados estén cómodos, tengan enchufes de sobra!!!!   (Oleeee ) y sólo hayan de preocuparse por lo que allí les trae.

En fin, agradecer al equipo del Hotel Miró de Bilbao, (incluida la sonrisa maravillosa de Jonathan, su recepcionista,  y las fotos estupendas de la persona de mantenimiento), el excelente trato recibido allí.

PD: saqué unas fotos estupendas del tour del hotel, pero un problemilla técnico hice que las perdiera todas, así que Eduardo Zulaica, me pasó estas muy amablemente. Mil gracias Edu!

No hay comentarios:

Publicar un comentario