9 jul. 2016

Las mejores playas de Cabo de Gata, Almería

Faro Cabo de Gata
Cuando me decidí a visitar el Cabo de Gata este año, lo primero que busqué en internet fue "las mejores playas de Cabo de Gata", porque mi intención era perderme, disfrutar del Mediterráneo y descansar.

La verdad es que bajo ese nombre "las mejores playas de Cabo de Gata" salieron en Google varias páginas interesantes con todos los datos técnicos y fotos de esas playas, pero que queréis que os diga, ahora que he estado allí, veo que la información no era del todo cierta.

Vaya por delante, que aún viviendo tan cerca, en Alicante, jamás me había entretenido demasiado en esa zona y cuando la descubrí este verano, me llevé una gran alegría. Después de ver la degradación absoluta a que son sometidas la mayoría de las playas de Alicante (se salvan algunas calas de piedra), me he encontrado con que el Parque Nacional de Cabo de Gata, subsiste sin chiringuitos de hamacas en pleno arenal, sin torres de apartamentos al borde del acantilado, etc etc..

Acantilados Cabo de Gata
Y curiosamente, una de las cosas que más me ha gustado de estas playas es su estado semisalvaje: no hay servicios. No hay duchas, no hay lavapiés, no hay baños, no hay chiringuitos, no hay na. Tan sólo, lo que tiene que haber: agua, sol y arena. Eso sí, si buscas arena fina de película, pues no, la mayoría de las playas tiene una arena un pelín rústica y abundan los cantos rodados o piedritas minúsculas. Pero todo tiene su encanto, de verdad.

Ahí van mis mejores playas de Cabo de Gata:

  • Empezando por arriba, la tan famosa Playa de los Muertos una vez pasado Carboneras. Para empezar, ¿por qué no sacan la foto desde el ángulo contrario? Siempre verás la típica foto de un peñasco que sobresale en la playa, lo que nadie te dice es que al otro lado, tienes una pedazo cementera que da ganas de llorar. Para llegar a la playa has de andar unos 15 minutos por montaña (mejor llevar zapatillas), la playa está petada de gente, es inmensa, pero está llena. El mar es muy chulo, pero no hay ni un pez porque no haya algueros, ni rocas, ni nada.. con lo cual, el buceo aquí, salvo que te amontones con los demás en la esquina de la roca, pues es aburrido. El mar está maravilloso, eso es verdad, y fue uno de los mejores baños, pero para mí, ni de lejos la mejor playa de España.
  • Aguamarga. Aguamarga es un pueblo precioso de verdad, blanco, pequeño, y que mejor ni se te ocurra ir en julio y agosto, pero el resto del tiempo, precioso. La playa es de arena, bastante fina, y puedes alquilar un apartamento que da de lleno en la playa, es decir, abres la puerta y los niños salen directamente a la playa. Para familias, está bien. Buen ambiente y un hotel maravilloso, El Tío Kiko.
    Playa de Las Negras
  • Playa de Las Negras. El pueblo es sencillamente delicioso. Fuera de julio y agosto, un sitio donde relajarse, tomarte una copa, una buena comida, comprar algún detalle... me gustó mucho. La playa no es muy buena, piedras mezcladas con arena. Pero el paisaje muy bonito. Desde el pueblo de Las Negras, te llevan en barquito a alguna de las calas de los alrededores si te apetece.
  • La playa del Playazo, cerca de Las Negras. Es un gran arenal semisalvaje, tranquilo y maravilloso para ir a disfrutar del mar. Pero cuando el viento pega, que me da que es habitual en esa zona, allí, pega de verdad. Es una playa muy expuesta si hace viento incómoda, pero a mí me encantó.
    El Playazo
  • La Isleta del Moro, es otra población, curiosa, bella, donde puedes comer o tomarte algo mirando el mar. Las calas son de piedrillas poco cómodas, pero muy bonitas de verdad.
  • Más abajo encontramos tres grandes playas: playa de los Genoveses, Playa de Monsul y playa de la Media Luna. El acceso a las playas es de pago (5 € por aparcar), pero las playas son espectaculares. Arena de buena calidad, siempre volcánica, bastante gente, agua deliciosa y paraje incomparable. En una de ellas se rodó la famosa escena del paraguas de Indiana Jones... 
  • Llegamos ya al espectacular Faro del Cabo de Gata, pero para acceder a él hay que dar un rodeo. Tenemos que acceder por las salinas, bien bonitas por cierto, con un buen puñado de aves migratorias. Y la playa que hay debajo del faro, maravillosa. Buen buceo, tranquila, piedras y arena, pero para estar a tu aire, maravillosa.
  • Finalmente tengo que hablar de la Fabriquilla, una playa inmensa que está en el recorrido de las salinas y el faro. Me encantó. Escuela de padel surf, y todo un arenal para disfrutar sin que te molesten. En días de aire, está menos expuesto que el lado este del parque. Además, por allí tenéis un restaurante para disfrutar de mariscos y pescados de la zona. Todo en uno, ¿qué más se puede pedir?


¿Qué ver en Cabo de Gata? Porque además de playas, tiene otros atractivos...


Lo primero decir que tardé un par de días en dejarme cautivar por la dureza del terreno. Es chocante al principio encontrar belleza en la aridez de esos montes. Pero al poco, te acostumbras a conducir por sus carreteras estrechas, y empiezas a disfrutar de unas colinas áridas que nos recuerdan constantemente lo afortunados que somos por ser capaces de adaptarnos a cualquier territorio para sobrevivir. Y sobre ellas, las torres de vigilancia que avisaban de la llegada de piratas y los molinos de viento, tan característicos de la zona.

Para los que sois andarines, los acantilados están llenos de senderos, que suben y bajan entre piteras y chumberas, las dos plantas características de la zona. Las piteras para extraer esparto y las chumberas para dar de comer a los animales. Pero eso era antes, cuando parte de la economía de la zona se dedicaba a estas labores. A la salida de la playa de los Genoveses /Monsul/ Media Luna, os recomiendo que hagáis un salto en un Cortijo (que no recuerdo el nombre) pero es según se sale de las playas, es un restaurante. En este cortijo podréis refrescaros y picar algo, y además visitar el pequeño museo de esparto y cereales que conservan con bastante gusto.

En Rodalquilar podréis visitar las antiguas minas de oro, que conservan los restos de un pasado que a todas luces fue mejor, y muy próspero, seguro. De paso, una paradita en el pueblo y una cervecita con su correspondiente tapa. ¡Y qué tapas por dios! en toda la zona se estila con mucho entusiasmo para los de fuera, una tapa de regalo con la consumición. Olé olé olé!

Por supuesto, ni que decir tiene, que un paseíto por los pueblos blancos del interior no puede faltar, pero yo me quedo con Níjar. Tiene un casco antiguo muy muy bonito, sube que te sube, llegarás hasta la Atalaya, desde donde disfrutarás de unas vistas espectaculares (aunque rotas por los plásticos, de los que luego hablaré). No puedes marcharte del pueblo sin comprar cerámica, y si te pones, seguro que cae algo de ropa también (lo hippie y lo ibicenco, aquí lo encuentras).

Otro pueblo interesante es Mojácar, que yo lo hacía más abajo en el mapa, pero sorpresas te da la vida, eso, y el desconocimiento sin igual que tenemos de nuestra geografía. Curioso este pueblo que ofrece a los turistas un cómodo ascensor, para que no nos cansemos en llegar al casco antiguo. Llegué al medio día, y encontré casi todo cerrado, pero me gustó el pueblo. Blanco como la patena y agradable de recorrer.

Y por hoy termino, con una zona que me ha enamorado porque sigue prácticamente intacta, porque todavía no han metido mano los especuladores inmobiliarios. Aunque una última mención a los mares de plástico. No llegué al Ejido, pero me han dicho que es mucho peor que Campohermoso. Nunca jamás, en el peor de mis sueños, se me había ocurrido que pudiera existir algo tan tremendamente feo como los kilómetros de invernaderos de plástico que hay en la zona. De verdad, que es como un crimen contra la humanidad, son terribles. Aunque entiendo, que habrá sido la única fuente real que le ha permitido subsistir a la economía de Almería. Pero son, tan tan feos, que dan miedo...

Si quieres añadir algo, estaré encantada de leerte. ¡Gracias por aguantar hasta el final!





2 comentarios:

  1. LOS MARES DE PLASTICOS, SERAN FEOS, PERO NO SON IGUALES QUE LAS FABRICAS QUE SON ECHAN HUMOS CONTAMINANTES Y TOXICOS EN EL NORTE, Y POLIGONOS Y POLIGONOS DE NAVES Y NAVES..

    ResponderEliminar
  2. Siento que de todo el artículo, te quedes con el párrafo del final. Nadie ha dicho que los polígonos industriales sean bonitos, pero estarás conmigo que los mares de plástico son terribles. Siento que sólo leas la crítica y no leas el resto de bondades, qué le vamos a hacer. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar