2 ago. 2016

¡Qué mala es la edad!

Hoy he llegado a casa a eso de las 6 de la tarde. Hacía un día tan, tan bonito.. la playa estaba espectacular,  que desoyendo la conciencia que martilleaba mi oído "tienes que trabajar, tienes que trabajar", he decidido agarrar los bártulos y lanzarme escaleras abajo.

Calzada con mi mejor "outfit" veraniego (bikinini de hace 5 temporadas, batita de mercadillo super retro y chanclas del "carrefur") he aterrizado en una playa exageradamente llena de gente, para lo que es Sopela, pero aún así, he pillado cacho de arena porque ya se estaba echando la tarde.


Sin pensarlo dos veces, he estirado mi toalla (viejuna y poco cool, para lo que soy yo, es lo malo de ir con prisas, se me escapaba el Lorenzo) y me he ido derechita al agua... ¡Qué placer mon dieux! Hoy tendré que poner una rayita en la pared, porque la Bizkaiko Foru Aldundia anunciaba que la calidad del agua era EXCELENTE! y doy fe de ello, estaba increíble!

20º temperatura del agua, me ha sabido a gloria bendita. Brazada aquí, brazada allá, que ahora volteo, que ahora floto, que ahora ya, me aburro y me voy a la arena. Satisfecha cuan delfinato en mar abierto, me he dejado caer en mi toalla un poco rasposilla ya (es la edad, que también es mala para ella). Pero con una sonrisa en los labios, y sintiendo el sol aún tibio sobre mi piel. No hay nada mejor, os lo aseguro.

Y como soy de poco aguantar al sol sin hacer nada, me he dado la vuelta y he empezado a tomar conciencia de mi entorno social. Ja!, aquí viene lo de la edad.

La mayoría de mis compañeros de playa eran chavalitos quinceañeros. Y me he fijado en las chavalitas, y he vuelto al pasado, porque todo sigue igual... Tienen unos cuerpos preciosos, pero ellas no lo saben. Están llenas de inseguridades, preocupadas de se les escape un trocito de carne fuera de la bragafaja.. Coño, ¿por qué llevan bragafaja con 15 años? por el amor de dios, libertad a las carnes, al cuerpo, a la juventud... Espera que me bajo bien el culote no se me vaya a ver algo ¿pero si tienen un cuerpo estupendo, qué más da?

Y ahí estaba yo, con mi bikinini de hace 5 temporadas, y con unos kilos más que no perdonan, importándome un huevo, si se ve algo más o se deja de ver. Al que no le guste que no mire, que ya sé que no miran, pero igual por eso me importa un egg y parte del otro.

De verdad, qué mala es la edad que te hace dudar de ti, que te llena de inseguridades..  con el corazón en la mano os digo, que no volvería  los 15 ni loca. Quizás a los 30 sí, pero a la adolescencia??? nunca.

A esa edad estás tan preocupada de tu apariencia, que cualquier contratiempo es un drama nacional. La mayoría de ellas, se echan una carga a la espalda de tener que estar estupendas, siempre perfectas, delgadas, maravillosas.. ¿por qué? El chico que te gusta, al que pretendes gustar, le puedes conquistar con tu sonrisa, con tu personalidad y con tu buen humor... porque los corazones se conquistan así... ¿o me he equivocado de película?

Yo creo que ahora tengo una edad fantástica. Una edad para disfrutar de una conversación pausada, una siesta dominguera, una comida con los amigos, un viaje en solitario, y de otros gozos de la vida, que con 15 años, pues va a ser que no.

Hay gente que se pasa la vida suspirando por la eterna juventud, cuando en realidad, es mucho mejor suspirar por los placeres que te brinda cada edad...

En fin, me gustaría saber vuestra opinión ¿volverías  a tus 15 años?

PD: ¿Nai, has pillado mi nuevo vocabulario, "outfit"?  de aquí a ser una influencer de moda, va una miaja.

PD: acompaño el post con mi look quinceañero, ofrecido generosamente por Empar Balbé, compañera de fatigas y entrenamientos. Como podéis observar, yo me refugiaba en un look chicote chicote, no fueran a descubrir que me estaban saliendo las tetas. Aún así, conseguía ligar, lo juro.

PD: ya sé que no es bonito lo de odiar, pero odio a las madres, porque sobre todo son las madres, que inculcan a sus hijas en vivir dependientes siempre de una dieta, de vivir siempre cautivas de una imagen. Una imagen de divina que en muchísimas ocasiones las hace infelices porque no consiguen alcanzarla. No todas tenemos el cuerpo diez que la sociedad espera de nosotras. Y lo siento, pero los hombres no son tan idiotas. Que a nadie le amarga un dulce, vale, pero la realidad es que un hombre busca y rebusca debajo de la imagen, y ahí al fondo, es donde estamos nosotras en todo nuestro esplendor. He dicho.




13 comentarios:

  1. Gracias Mónica, por tu divertidas y acertadas palabras, estoy de acuerdo con todas y cada una de ellas. Cenar hoy, ha sido un poco más ameno, gracias a ti. Hay que gustarse por encima de todas las cosas, si tú no te quieres, nadie podrá hacerlo. Yo tampoco volvería a los 15,a los 20 igual si, pero canas y kilos de más a parte, los 40 tampoco estan mal. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tamara, me alegra haberte arrancado una sonrisa. Muxussssss

    ResponderEliminar
  3. Joe. Me encanta este blog,de verdad. Es la vida misma uno

    ResponderEliminar
  4. Monicaaaa, no sabia esta faceta de ti. Eres genial, me encanta lo que has escrito. Y no, no volvería a los 15... Un beso

    ResponderEliminar
  5. Unknown ¿quién eres??? no sé si seré genial, pero por lo menos me río un rato. Un abrazo a????

    ResponderEliminar
  6. No sé si como varón puedo entrar al trapo pero en realidad nos pasa lo mismo: los de 15 años vienen todos con tableta!!! y el más bajo mide 1,85. Creo que me quedo en mis cuarentaymuchos y sin importarme lo que me digan :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Jose, estáis en el mismo barco, yo no lo dudo. Los 15, son una edad muuuuuuy mala! muxusss

      Eliminar
  7. Muchas gracias por las risas que me he podido echar con tu estupendo post, Mónica. Cuánta razón tienes.

    Y contestando a tu pregunta: no, no volvería a mis quince años; ni a ninguna otra edad pasada, ni siquiera a los momentos felices -salvo que muriese en uno de ellos- que se viven como eternos pero también la cruz que tienen todas las monedas que nos da la vida. Prefiero el futuro incierto -como es por definición- y disfrutar del feliz tiempo que aun me quede, que aunque ni pueda imaginarlo se me antoja diferente a lo vivido, seguramente también lo serán sus cruces, pero que me quiten lo bailao. "P'alante" siempre. La cara al viento y con alegría, con una canción en corazón y boca, porque, como decía Miguel Hernández: "Hay ruiseñores que cantan encima de los fusiles y en medio de las batallas."
    Un abrazo, txabala. ¡Y feliz verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Esteban! me ha encantado la cita de Miguel Hernández. Mil gracias apañero!! un besote

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Monica enhorabuena por tu programa ;). Se pasa tan rápido el tiempo (muy torero también voy a citar a los vates) que "si juzgamos sabiamente, daremos lo no venido por pasado". Mi cabecita de porcelana china está a rebosar de recuerdos, de vez en cuando froto la porcelana y surgen vivencias como si no costara. En muchos de esos recuerdos me instalaría durante media eternidad, la otra media la dejo para experiencias futuras. Ya nunca serán presente aquellos quince años pero cuando en mi memoria regreso a ellos me embeleso ¡qué maravillosos quince años! y me quedo corto. Regresaría sí, si ello fuera posible pero no para enmendar nada, ni para renegar de los años posteriores. Quiero mi vida tal y como ha sido. A estas alturas nevadas se que pudo haber sido distinta y no me dio la gana. Desde el momento de la concepción hay condicionantes, inconvenientes insalvables, que tienes que aceptar como incuestionables pero tuve la suerte (porque la existencia es azar) de poder ejercer mi derecho a elegir líbremente. Y ejercí. De hecho creo que me planté en los quince, pues sigo encarando la vida de la misma manera. Violeta cantaba antes de dar gracias a la vida, hacer una reverencia y salir por la puerta grande: Volver a los diecisiete después de vivir un siglo es como descifrar signos sin ser sabio competente..... Ojalá el tiempo pasado fuera un parque temático detenido, esperando indolente nuestra visita. Eso sí, siempre pasajera.

    (Siento la brevedad pero ya no son horas ;) )


    Postdata.- No tan desconocido, por sus horarios los conoceréis

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito Esteban!! gracias por compartirlo! bsssss

    ResponderEliminar